¿Tienes Bebes o Niños en Casa o Trabajas con Ellos?

— Entonces a Jesús, le fueron presentados unos niños para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron.  Pero Jesús dijo: ‘Dejad a los niños venid a Mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el Reino de los cielos.’ Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.

Mateo 19:13-15 (RVR1960)

Niñito orando con fe

Muchas veces los niños oran con más fe que los adultos

Que tremenda responsabilidad tenemos como padres terrenales, sabiendo que DIOS ha mencionado que de los tales es el Reino de los Cielos y su gracia total es extendida hacia ellos.  Nuestra oración por ellos como Padres es lo que DIOS siempre espera de nosotros.  No hay excusas de no hacerlo mientras ellos crecen porque Jesús sabía muy bien que eran también pecadores.  Él sabía que habían nacido de la carne, y aquello que es nacido de la carne, ¿es qué? carne, Juan 3:6.

Jesús también sabía lo que David dijo que era verdad en el Salmo 51:5 “en pecado me concibió mi madre.”  Había un principio de pecado operando desde la concepción, a partir de la concepción.  Entonces, Jesús no tenía un sentimentalismo superficial hacía los niños.  No es que tenía una idea de que los niños son justos o santos o puros o inocentes o libres de contaminación.  Ellos necesitan la sabia protección de los adultos que conocen a DIOS y con la confianza de que si les pasa algo a ellos -siendo niños- son merecedores de un lugar muy especial para Dios.

Ellos sin conocerlo aman a Dios.  Pruebe esto: la próxima vez que usted le hable a un niño pequeño acerca de Dios, va a ver que el niño nunca le va a preguntar con extrañeza o sorpresa “¿qué o quién es Dios?”; sino que le va a escuchar con una fe resplandeciente su palabras, como si fueran sonidos amorosos, suaves, de la mano del hogar o cuando usted le enseña a un niño a juntar sus pequeñas manos en oración -y lo hará- como si fuera una cuestión de hábito, como si le estuviera abriendo un mundo, del cual había estado soñando con anhelo y expectativa; o les cuenta a estos pequeños las historias del Salvador, les enseña las imágenes, los dibujos con escenas y personajes de la Biblia, verá cómo sus ojitos puros brillan y cómo sus pequeños corazoncitos laten.

Jesús añadió un comentario más, conforme tenía a esos pequeños en Sus brazos. Él dijo: “De cierto os digo, que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Lucas 18:17).  Él no podía resistir eso.  El Señor dijo esa pequeña frase, no solo para los bebés o niños, sino para cualquiera, que viene al Reino en la vida adulta, viene como un pequeño bebé.  Entonces, el Reino estará poblado, solo por dos tipos de personas: los que son bebés o niños y los adultos que vienen como niños.

DIOS les de sabiduría en comprender todo esto.

 

Jorge Carbajal

 

Copyright © Jorge Carbajal, Lima, Perú. Publicado con el permiso del autor.

This entry was posted in Artículos de Edificación Personal, Consejos para Padres, Niños para Cristo and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 thoughts on “¿Tienes Bebes o Niños en Casa o Trabajas con Ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *